Misal Romano-entrada en vigor tercera edición

El Señor Obispo invita al uso de la nueva edición del Misal Romano "para mejorar nuestras celebraciones siguiendo fielmente la liturgia del día"

Desde mañana sábado día 4 en las misas vespertinas del Domingo I de Cuaremsa entra en vigor este nueva edición del Misal romano, que será de uso obligatorio en todas las eucaristías que se celebren en lengua castellana en las diócesis de España

León, 3 de marzo de 2017

La jornada de mañana sábado 4 de marzo marcará un hito en la historia de la reforma litúrgica porque precisamente a partir de las misas vespertinas del Domingo I de Cuaresma de mañana entrará en vigor y será de uso obligatorio en todas las misas que se celebren en lengua castellana en las diócesis de España la tercera edición del Misal Romano según decreto del presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cardenal Don Ricardo Blázquez Pérez.

Esta tercera edición del Misal Romano fue aprobada por la XCV Asamblea Plenaria el 21 de abril de 2010. La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos emitió la necesaria recognitio o aprobación mediante decreto con fecha de 8 de diciembre de 2015. El último paso fue la publicación de la III edición oficial del Misal Romano mediante decreto del presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) el 25 de julio de 2016.

CARTA A LOS SACERDOTES

En todo este proceso ha tenido una intervención destacada el Señor Obispo de León, Don Julián López, desde su responsabilidad como presidente de la Comisión de Liturgia de la CEE, que con motivo del hito litúrgico que supone la entrada en vigor de la tercera edición del Misal Romano en castellano he remitido a los sacerdotes de la Diócesis una carta en la que recuerda que el Misal Romano desde el altar y el Leccionario de la Palabra de Dios desde el ambón conforman la unidad del espacio litúrgico y "forman unidad siguiendo el Año litúrgico de manera que se hace patente el dinamismo interno de toda celebración litúrgica, especialmente la santa Misa. En la liturgia, como enseñó el concilio Vaticano II, “Dios habla a su pueblo, Cristo sigue anunciando el evangelio  y el pueblo responde con el canto y la oración” (SC 33). En efecto, primero nos habla por medio de los profetas (I lectura) y de los apóstoles (II lectura) y finalmente por medio de su Hijo (Evangelio, cf. Hb 1,2)".

La importancia de este nuevo libro litúrgico deriva del hecho de que supone la continuidad de las dos anteriores ediciones del Misal Romano que se publicaron después del concilio Vaticano II, en el año 1970 y 1988 respectivamente. En esta nueva edición se guarda esa continuidad desde la novedad, y hay novedad en la continuidad con eas anteriores ediciones como ha explicado Don Julián en las presentaciones que ya ha realizado. Una tercera edición con la que se ofrecen significativas mejoras: una traducción al castellano con abundantes cambios de expresión y otras precisiones; todo ello para preservar la fidelidad al texto latino original del año 2008. También se han enriquecido las rúbricas para facilitar su comprensión y desarrollo dentro de la celebración. 

Este enriquecimiento de rúbricas supone, según expresa Don Julián en la carta que ha dirigido a los sacerdotes que, "debemos tener siempre presente, cuando recitamos las oraciones del Misal, que somos portavoces de la comunidad de los fieles que responden a la palabra divina mediante la oración litúrgica" y de que es preciso ser "conscientes de que somos mediadores en ese diálogo entre Dios y su pueblo, de manera que nuestro ministerio y función consiste en facilitar ese diálogo. Esto nos exige cuidar al máximo tanto la proclamación de las lecturas y su explicación en la homilía como la recitación (o el canto) de las oraciones, especialmente la plegaria eucarística. Se nos ofrece, por tanto, una buena ocasión para mejorar nuestras celebraciones siguiendo fielmente la liturgia del día, pero haciendo uso también de la facultad de elegir el formulario o las oraciones más oportunas cuando así lo permiten las normas litúrgicas".

DINAMISMO INTERNO DE LA PLEGARIA

En su carta el obispo de León resalta la importancia de familiarizarse con el dinamismo interno de la plegaria de la Iglesia en una oración que es diversa tanto en su género como en sus estructuras, por lo que se ha ncesario tener en cuenta esta diversidad: "La colecta propone el motivo de la celebración: los misterios de Cristo en los domingos y en las solemnidades del Señor; un aspecto en las conmemoraciones de la Stma. Virgen María; el carisma de cada santo en las memorias de estos; etc. La oración sobre las ofrendas y la poscomunión miran más bien al significado de estos momentos de la Misa. Por otra parte, la estructura de todas estas plegarias es muy instructiva: primero la invocación y a continuación el motivo o memorial (“Oh Dios, que nos alegras todos los años con…”); después la petición (“concédenos…”); y finalmente la conclusión, alusiva a la mediación sacerdotal de Jesucristo (“Por nuestro Señor…”)".

También el Señor Obispo hace hincapié en la riqueza que se ofrece desdel Misal en el conjunto de las plegarias eucarísticas por lo que indica que "conviene usarlas todas según las circunstancias, para no recurrir siempre a la II simplemente porque es más breve". Y en la carta a los sacerdotes Don Julián hace una especial referencia a una de las novedades más destacadas de esta tercera edición: "Si os parece oportuno, explicad el significado de la expresión “por muchos” en las palabras de la consagración, decid que el papa Benedicto XVI dispuso que se volviera al texto original “por  vosotros y por muchos”, que responde a lo acreditado en los evangelios. La expresión “por muchos” la usó el Señor en referencia a la misión del Siervo de Yahvé que, según el profeta Isaías, “tomó el pecado de ‘muchos’ e intercedió por los pecadores” (53,12). El alcance de la expresión sigue siendo universal y progresivo: “por vosotros”“por muchos”… por todos los hombres. Decir “por todos los hombres” era una interpretación, decir “por muchos” es la traducción de lo que realmente dijo el Señor según Mc 14,24 (cf. Mt 20,28)".

Por último, el obispo Don Julián concluye su carta afirmando que "Eetoy convencido también de que esta nueva edición del Oracional de la Misa no solo beneficiará al pueblo de Dios sino que nos ayudará a todos en nuestra vida espiritual siguiendo el Año litúrgico, en la medida en que tratemos de leer estos textos como complemento de la palabra de Dios proclamada, meditada y actualizada cada día tanto en la celebración eucarística como en nuestra propia vida".

 

 
Plaza de Regla, 7 * 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65
Regístrate a nuestro Boletín de Noticias.